LOS GARBANZOS

El garbanzo, la primera legumbre cultivada por el hombre, es la semilla de la planta del garbanzo, de la familia de las leguminosas.

Hay muchos tipos de garbanzos, pero, en España, se suelen consumir las cinco variedades nacionales. El más popular es el castellano, de tamaño medio o grande, de forma esférica y de color amarillento, también existe el blanco lechoso, más apreciado que el anterior y que procede de Andalucía y de Extremadura. En la zona de Granada, se cultivan el garbanzo venoso andaluz, de sabor muy fuerte, y el garbanzo chamad, una especie obtenida del garbanzo castellano. Por último, el pedrosillano es más pequeñito y redondo y se cultiva en Andalucía, Castilla-León y Castilla-La Mancha.

Los garbanzos se suelen vender secos, pero también cocidos, tostados, en remojo… sea cual sea su presentación, al comprarlos, debemos fijarnos en este estén enteros, sin olor y con un tamaño y un color uniformes. Los garbanzos secos se conservan durante mucho tiempo en un lugar fresco, seco y protegido de la luz y, una vez cocidos, se pueden congelar.